Ansiedad de comer dulce

 

Existen muchas razones que pueden provocar las ganas de comer dulce, y entre las más comunes se encuentran los desequilibrios hormonales, dietas bajas en calorías, métodos para perder peso de manera incorrecta, deshidratación, estrés, síndrome premenstrual, problemas alimenticios, etc.

La causa principal ante la ansiedad de comer dulce se produce por un bajón de los niveles de azúcar en la sangre. Desayunos, almuerzos, cenas y meriendas escasas aumentan las ganas de comer impulsivamente cualquier tipo de dulce para sentirnos satisfechos, más activos, felices y llenos.

Otra de las causas son las emociones, ya que también suelen provocar ansiedad por un dulce. El estrés, la rutina del día a día, las frustraciones o hasta las gratificaciones nos llevan a tener ganas de comer dulce para calmar la ansiedad.

 

¿Qué produce las ganas de comer dulce?

La ansiedad por comer dulce se produce en el cerebro. La serotonina, un neurotransmisor cerebral relacionado con el estado de ánimo, participa en el control del apetito. Mientras más serotonina circule por nuestro cuerpo, comemos menos y somos más felices; pero si tenemos bajos niveles de serotonina, presentamos depresión y mayor ganas de comer dulce.

Una sustancia llamada dopamina, que se libera cuando consumimos alimentos, produce una sensación de euforia que hace que nuestro cerebro quiera repetirla constantemente. Es por eso, siempre es importante consumir alimentos que mantengan altos nuestros niveles de dopamina y serotonina.

 

Consejos para controlar la ansiedad de dulces

  • Haz alguna actividad física. Te sentirás mejor, más relajado y la ansiedad de dulces disminuirá.
  • Elimina de tu casa todos los dulces y alimentos grasos. Cuando vayas al supermercado no compres dulces, así sabrás que lo que no está en tu refrigerador, no podrás comerlo.
  • Compra frutas para la hora de la merienda. Su dulzura servirá como sustituto de los dulces calmando tu ansiedad.

 

Alimentos para controlar la ansiedad por comer dulce

  • Agua: bebe entre dos y tres litros a lo largo del día.
  • Gelatina ligera: excelente opción para calmar la ansiedad. Aporta pocas calorías.
  • Vegetales crudos: son ricos en fibra, bajos en calorías y te mantienen lleno por más tiempo.
  • Frutas frescas: su sabor dulce disminuye la ansiedad de comer dulce.
  • Frutos secos: ricos en proteínas, grasas saludables y energía. No abuses de su consumo.
  • Merengada proteica: da sensación de saciedad y tiene pocas calorías. Prueba preparando este delicioso Batido de Avena.
  • Yogurt descremado: bajo en calorías, contiene fibra, proteína, calcio y vitaminas.
  • Barras de cereal: una excelente opción saludable para saciar las ganas de comer dulce son las Barritas de Cereal Princesa. Conoce aquí todos sus beneficios.

 

Toma nota de nuestras recomendaciones y gánale la batalla a la ansiedad de comer dulce.