Dieta equilibrada

 

“Dieta” es una palabra que actualmente se ha deformado debido a que se utiliza de forma errónea. La Real Academia Española, la define como un “conjunto de sustancias que regularmente se ingieren como alimento”, lo que quiere decir que todos seguimos una dieta pero con diferentes características (hipocalórica, hipercalórica, normocalórica, vegetariana, vegana, etc.).

 

¿Qué es una dieta equilibrada?

Una dieta equilibrada es aquella que nos aporta todos los nutrientes necesarios para que nuestro organismo funcione correctamente y nos mantengamos protegidos de enfermedades.

Una dieta equilibrada es diferente para cada persona debido a que no todos tenemos el mismo gasto energético e influye mucho el peso, edad, sexo, altura y actividad física de cada individuo. No es lo mismo la dieta equilibrada que debe llevar una persona que realiza ejercicios intensos 4 veces a la semana y que mide 1.80cm, a una persona sedentaria, que no hace ejercicio y que mide 1.68cm. Cada persona debe seguir pautas individuales ajustadas a su objetivo, características y metabolismo.

Una dieta equilibrada puede no ser saludable

Una dieta equilibrada supone una porción de calorías, grasas, carbohidratos y proteínas ajustada a las necesidades de cada persona. Si esas porciones son de alimentos procesados, bebidas gaseosas, alimentos altos en grasas, etc., será una dieta no saludable pero sí equilibrada. Pero si la fuente de alimentos son frutas, verduras, carne de res, pollo, pescado, etc., esa dieta no será equilibrada pero sí saludable.

 

Lo ideal, una dieta equilibrada y saludable

Lo ideal en la alimentación es que llevemos una dieta lo más saludable posible y que, además, sea equilibrada para que el cuerpo pueda saciar todas sus necesidades, ya que el rendimiento estará influenciado por nuestra alimentación.

Se puede seguir una dieta equilibrada con un porcentaje de alimentos sanos, no procesados y altamente nutritivos, que permitan que cuando la ansiedad ataque por algo menos saludable no rompas el equilibrio nutricional y puedas seguir con tu alimentación saludable. Recuerda, lo importante no es lo que comas, sino la cantidad y la calidad de lo que comas.

Si quieres algunos consejos para controlar los momentos de ansiedad, aquí  te compartimos algunas opciones.